domingo, 4 de octubre de 2009

Las paredes de Santo Domingo amanecieron voceando.




Las paredes de Santo Domingo amanecieron voceando.
Despertaron valientemente engalanadas:
ESA NO ES MI CONSTITUCION.

Para que vea quien no quiere ver
Para que oiga quien no quiere oir
Porque aquí nadie quiere esa constitución.

El CardeMAL